22 de julio de 2014

Descansando, que es gerundio

Repetid conmigo "Descansar de vez en cuando no es delito".

En esas estoy, a ratos agobiándome porque debería llevar tres semanas dándole caña a la recta final de la carrera y a ratos convenciéndome de que también tengo derecho a desconectar un poco.

Total, que lo que va de julio lo he pasado recuperando el sueño atrasado, celebrando mi cumpleaños, yéndome de boda, haciendo excursiones familiares y, sobre todo, pegándome unas comilonas que estas lorzas no se pueden permitir.


Qué a gusto se está cuando se está a gusto, ¿verdad?

¿Vosotros qué habéis hecho durante este mes? ¿Os habéis ido de vacaciones a algún sitio? ¿Qué cosas hacéis para desconectar? Contadme :)

Si te ha gustado este post, ¡sé majo y compártelo con el mundo a través de las redes sociales!

15 de julio de 2014

The Postal Society



Soy muy fan del correo postal. Escribir cartas es entretenido, relajante, casi terapéutico. Aunque lo mejor de todo es recibirlas: esa emoción de echar un vistazo al buzón del correo sólo por si acaso y ver que hay una carta para ti, escrita por alguien especial, cargada de noticias... ¡eso es impagable!

Cuando era pequeña, como no tenía amigos que viviesen lejos, me carteaba con una de mis primas, que vivía a pocos kilómetros de mi pueblo y a la que veía todos los domingos. Quizás fuese un poco tonto que nos escribiésemos, porque en realidad no nos pasaban cosas tan interesantes entresemana, pero a nosotras nos gustaba hacerlo. Decorábamos los sobres con pinturas y pegatinas y, además de la carta, solíamos incluir dibujos, fotografías y regalitos. Todavía las conservo, llenas de faltas de ortografía y de tonterías de niñas; son de lo más tierno :)


Siendo adolescente, me carteé durante algo más de un año con una chica de Madrid a la que conocí a través de una amiga de mi madre. Al vivir lejos la una de la otra y ser más mayores, teníamos mucho que contarnos y las cartas eran más largas, menos infantiles.

Pero llegaron las redes sociales y otros inventos y, bueno, qué os voy a contar que no sepáis. La pereza nos invade si pensamos en escribirle una carta a alguien, con lo fácil que es abrir una conversación en WhatsApp y recibir respuesta al momento. Qué pena, ¿verdad?

A comienzos de mes dediqué un par de días a buscar en Internet iniciativas chulas de intercambio de cartas decoradas, que aúnan el correo tradicional y las manualidades, dos de las cosas que más me gustan. Así fue cómo descubrí la web de la que os quiero hablar hoy.


The Postal Society es una comunidad para personas a las que les gusta el correo postal y quieren mantener viva el arte de la correspondencia tradicional. Por lo que he visto, la mayoría de los miembros son chicas jóvenes de todas partes del mundo, que disfrutan con lo hecho a mano y las cosas cuquis en general.

Para registrarse es necesario cubrir un formulario a modo de perfil, que se convierte en la carta de presentación de cara a encontrar nuevos amigos por correspondencia dentro de la comunidad. Se especifican cosas como los gustos, los idiomas en los que se pretenden escribir las cartas o las preferencias en cuanto a tipo de correo que se quiere intercambiar. Esta información me parece muy útil para tener más probabilidades de acertar en la elección de amistades.

La página cuenta con foros en los que se piden consejos, se comparten recursos de interés y, sobre todo, se respira buen rollo. Además, a menudo se organizan retos e intercambios basados en diferentes temáticas.

Por ahora no puedo contaros mucho más porque hace tan sólo unos días que formo parte de la comunidad, pero espero poder hacer nuevos amigos, practicar inglés y pasármelo bien decorando cartas. Ya os enseñaré el correo enviado y recibido :)

¿Sois fans del correo postal? ¿Habíais oído hablar de The Postal Society? ¿Sois miembros? ¿Qué otras iniciativas de este tipo conocéis?

Si te ha gustado este post, ¡sé majo y compártelo con el mundo a través de las redes sociales!

10 de julio de 2014

30 cosas que hacer antes de los 30


Hace un par de veranos se me ocurrió hacer una lista de cosas que quería hacer antes de cumplir treinta años, para plasmarla en mi libreta de cosas bonitas. A lo largo de estos dos años he ido modificando algunos puntos, supongo que porque con el tiempo voy cambiando y mis inquietudes también.

Como hoy estoy de cumple (24 ya... ¡no sé cómo tomármelos!), he decidido compartir con vosotros la que ahora mismo es mi lista de treinta cosas que quiero hacer antes de los treinta. Algunas son tonterías, otras son más serias y otras son simplemente ridiculeces de las mías. No están colocadas por orden de preferencia ni nada por el estilo, pero aquí van:

1. Acabar la carrera
2. Aprender bien inglés y algún otro idioma extranjero
3. Aprender a conducir
4. Tener coche propio
5. Independizarme
6. Vivir durante un tiempo en una ciudad grande
7. Hacer un road trip por España
8. Visitar todas las comunidades autónomas de España
9. Plantarme en el aeropuerto con la maleta y coger el primer avión random que salga de España
10. Visitar al menos diez países distintos
11. Viajar sola
12. Hacer acampada
13. Hacer el Camino de Santiago
14. Ponerme en forma
15. Ponerme los dientes derechitos
16. Dejar de vestir como una indigente
17. Acostumbrarme a comer de todo
18. Hacer nudismo en una playa nudista
19. Pasar una noche entera viendo las estrellas
20. Dar una fiestaca
21. Apostar dinero en un casino
22. Habituarme a jugar a la lotería de vez en cuando
23. Ir a un concurso de la tele, de preguntas chorra
24. Montar mi propio negocio
25. Vender todas las cosas que no necesito en una garage sale
26. Ayudar con algo grande -de manera altruista- a algún colectivo necesitado
27. Escribir una carta a mi yo del futuro y no leerla hasta que cumpla treinta años
28. Escribir -y publicar- un libro
29. Casarme
30. Tener hijos

Parecen muchas cosas para hacer en unos pocos años pero, quién sabe, tal vez siga escribiendo en este blog para entonces y os cuente que lo he logrado :)

¿Tenéis una lista parecida? ¿Cuántas cosas habéis hecho hasta el momento? ¿Coincidís conmigo en algún punto? ¿Creéis que me dará tiempo a tachar todas esas cosas en sólo seis años?

Si te ha gustado este post, ¡sé majo y compártelo con el mundo a través de las redes sociales!
Blogging tips